Breves apuntes sobre la campaña y jucio contra Transport Sanitari de Catalunya SLU por el despido de un compañero

Queremos compartir con todo el personal del sector las siguientes reflexiones acerca del conflicto que mantenemos contra la empresa TSC.

Se trata de un conflicto largo, en el que hemos mantenido de inicio una importante predisposición para solucionar el mismo hablando con la empresa. No ha podido ser así y hemos desarrollado una gran campaña informativa en la calle y medios, que ha tenido resonancia en localidades tan variadas como Madrid, Valladolid, Burgos, Barcelona, Tarragona, Girona o la propia Manresa.

Hemos utilizado la acción directa, la solución del problema sin intermediarios, pero ha sido imposible hacer cambiar de opinión a la empresa antes del juicio. En este año tan duro, la ventaja está siendo para las empresas, que se están aprovechando de la situación para precarizar aún más nuestras vidas. Sin embargo, hemos conseguido que la empresa ofreciera en mitad del conflicto la vía económica para cerrarlo, llegando a establecer la cantidad de 6000 euros como pago por el fin del mismo. Lógicamente, no se aceptó. Los puestos de trabajo están muy caros y la dignidad aún más.

Hemos llegado a la celebración del juicio el pasado 9 de Diciembre en Girona. Ha sido un juicio largo, pesado y muy molesto para los y las trabajadoras. La empresa no ha parado de mentir en toda la vista, tratando de desviar la atención sobre los hechos que motivaron el despido. Han acusado al compañero de “tener un taranná rebelde”, de realizar un sabotaje pasivo a la empresa, por reclamar lo que nos pertenece y por cumplir con las normas de circulación vigentes. La empresa ha tenido la indecencia de llamar a declarar a familiares de pacientes, para decir lo que todas sabemos: las personas que tienen tratamientos crónicos son sensibles y tienen muchas quejas, pero la mayoría de ellas deberían ser solventadas por las empresas. Además, también llamó a declarar a un extrabajador que tiene problemas de salud, del cual se había renunciado a hacerle pasar por el mal trago de tener que venir al juzgado. Sin embargo la empresa le subió al estrado. Mientras nos acusan de no tratar bien a las personas usuarias del servicio, no dudan en molestar y utilizar a trabajadores para declarar contra otros trabajadores. Ha sido un juicio sucio, pero estamos acostumbradas: las empresas nunca juegan limpio.

Por tanto, al menos de momento, decidirá un juez el resultado de un conflicto que no hemos podido ganar en la calle. De todas maneras, entendemos que la sentencia debería ser condenatoria para la empresa y que el trabajador debería ser readmitido en su puesto de trabajo.

Pase lo que pase, nos quedamos con el hecho de que la empresa ha tenido que vivir un conflicto fuera de los juzgados, donde no saben desenvolverse. Han tenido que soportar una buena campaña contra su imagen, aclarando el carácter antisindical y contrario a la protesta legítima de la plantilla. Además, de rebote, han procedido a mejorar las condiciones de algún trabajador, mejorándole la categoría, para poder llevarla al juicio como una práctica normal, cuando todas sabemos que aplican la infra-categorización de trabajadores como método de ahorro.

Por nuestra parte seguiremos. El conflicto no acaba aquí, pase lo que pase en la sentencia. Seguiremos luchando por mejoras en el sector, por su desprivatización y por la autogestión de la sanidad en su totalidad.

Viva la lucha de la clase obrera! Viva la Acción Directa!

CNT Manresa

SOV CNT Manresa

Sindicat d'Oficis Varis de Manresa - Catalunya central (que inclou comarques de l'Anoia, del Bages, del Berguedà, el Solsonès i el Moianès)

Deixa un comentari